Chascarrillos de bar

¿De qué habla la gente en los bares? Por defecto o afición confesable tiendo a escuchar lo que se habla a mi alrededor. Y, últimamente, hay un sentir general. Vayas donde vayas, siempre habrá alguien hablando de lo mal que está todo, de sus causas, sus consecuencias; y, hasta de posibles soluciones. 

Nosotros, los que menos y más podemos hacer, intentamos arreglar el orden mundial a distancia. Porque no queremos dejar de pensar que hay soluciones. Y que, incluso, se saben. El problema es que siempre hay intereses de por medio y las soluciones de unos son la pérdida de privilegios de otros. ¿Son simples “chascarrillos” de bar? Yo no sé si un bar es el mejor lugar para solucionar el mundo, pero me temo que en ellos se dicen verdades muy ciertas, valga la redundancia.

Que sí, que el ébola llegó desgraciadamente y la alerta se hizo real. ¿Qué quién tiene la culpa? Pero, si ya lo dijimos nosotros, que las cosas no se hacen así, que algo fallaría. Y mientras, los pobrecillos aquellos muriendo por tanta falta de recursos. Si no hacía falta ser muy ‘avispao’ para darse cuenta. Con suerte, esperemos que todos acaben por curarse y que no se produzcan más contagios. A ver si funciona algo bien. ¿Y la ministra? Aquí cualquiera vale para un roto y un descosío. No habrá gente preparada esperando una oportunidad.

Y la corrupción, en aumento. Con el dinero que se mueve ya se podrían mejorar miles de cosas dentro y ahora, más que nunca, fuera. En vez de tanta base para aviones. A nadie se le ocurre malversar dinero y corromperse para ayudar al prójimo; mejor gastarse el dinero en ropa interior, prostitutas y caprichos propios. ¿Y ninguno acaba ‘encerrao’ eh? Anda que si intentamos nosotros algo parecido, ríete tú de que te vas a librar. ¡Que la justicia es igual para todos!
Vaya jaleo hoy con lo del desahucio. Menos mal que al final han conseguido que la pobre señora se quedara en su casa. 80 años y con un hija enferma a su cargo.
Y el mundo lleno de guerras y conflictos
Y las vallas y los inmigrantes…
Y el hambre en el mundo

Nos vemos mañana. Como siempre en el bar.

– Hoy pago yo.
– ¿Black o en efectivo?
– Sin ofender.

Sin embargo, en la orden del día de otros no figuran estas preocupaciones. El prestigio ante todo. Para lo demás, cortinas de humo.

– ¿Black o en efectivo?
– No sabría responder. No me consta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s