El tiempo todo lo cura

Si me lo pides, desde hoy olvidaré tu nombre y tu historial médico. Así como la clase política, la sociedad internacional y la mayoría de los medios de comunicación obvian día día el nombre y el historial médico de todos los que mueren y se infectan en África. Sí, esos medios que presumen de hablar de lo mal que lo pasarás cuando salgas del hospital. Acoso, estigmatización, falta de intimidad. Esa intimidad que tú pediste y que, siento decirte, no se ha respetado. Porque necesitábamos tener un nombre y una historia para saber que la amenaza se había convertido en algo real.

Sin embargo, el innecesario campo base montado bajo tu ventana se me antoja excesivo. Día a día. Segundo a segundo. Desde lo más importante: tus pruebas para verificar la carga viral en tu cuerpo; hasta nimiedades como que tu sangre llegaba al laboratorio o que bromeabas con comer pronto embutidos. Me temo que con ello consiguieron convertirte en cabeza de cartel hasta producir un cierto hartazgo informativo.

En todo momento con la más estricta seguridad de que se respetaba la intimidad de la paciente. Menos mal, porque sino hubieran faltado puertas para evitar una avalancha hasta tu habitación. Un nuevo “Gran Hermano”, el ojo que todo lo ve. Tus fotos, tu madre, tu perro, parte de tu vida personal se han dado a conocer como elementos indispensables de este nuevo capítulo de lo importante es el aquí y el ahora contado muchas veces sin profundidad y sin aportar información útil. Nunca aprenderemos a dejar el amarillismo que, incluso en ocasiones, roza el rosa.

Ahora que por fin has superado la enfermedad, toma este micro-cuento (no es mío) como consejo para lo que vendrá: “El tiempo. Todo. Locura”.

La memoria informativa es bastante limitada. Pasará.

Aunque yo hoy olvide tu nombre, siempre tendré que recordarte un poquito por lo que has conseguido. Felicidades. Bravo por el equipo médico. Más que hasta nunca (que suena feo), hasta siempre Teresa Romero.

PD. Cómo diría el gran Forges, “pero no te olvides“… de África. No sólo porque aún queda mucho por hacer con el ébola y su erradicación; sino también, con la estigmatización que sufren o puedan sufrir (Son personas, no virus). 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s